EL HECHO SEXUAL HUMANO

El Hecho Sexual Humano constituye uno de los marcos teóricos de la sexología. Este concepto es postulado por Efigenio Amezúa, quien lo describe en su obra “El sexo: Historia de una idea” (Amezúa, 2003). Otras personalidades de la sexología asumen este marco teórico y lo utilizan en su práctica diaria, de esta manera Carlos de la Cruz explica y aplica el Hecho Sexual Humano para su utilización práctica en la educación de las sexualidades (De la Cruz, 2003).

Desde este marco el Hecho Sexual Humano se compone de tres elementos: la sexuación, la sexualidad y la erótica.

La sexuación tiene que ver con las estructuras biológicas de las que se componen las personas y que suponen la diferenciación sexual entre las personas que nacen con pene y las personas que nacen con vulva. Son, por tanto, objetivas y responden a la pregunta “¿Cómo somos?”, cómo estamos formados, qué pasa en nuestros cuerpos. Dentro de la educación de las diversidades el objetivo a trabajar desde la sexuación sería “Aprender a conocerse”.

La sexualidad tiene que ver con las vivencias que cada persona experimenta desde que nace hasta que muere, con cómo nos identificamos (mujer, hombre…), cuál es nuestra orientación sexual (asexual, bisexual, homosexual, heterosexual, …), así como en la forma que tenemos cada persona de expresar nuestro género. La sexualidad es, por tanto, algo subjetivo, depende de cada persona y responde a la pregunta “¿Cómo nos vivimos?”. Dentro de la educación de las sexualidades el objetivo a trabajar sería “Aprender a Aceptarse”.

La erótica tiene que ver con la expresión de los deseos, los gestos y las conductas que utilizamos para relacionarnos con nosotros mismos o con las personas que nos rodean, así como de la forma en la que gestionamos nuestras emociones y conflictos, en todos los ámbitos de nuestra vida: con la familia, con las amistades, con la pareja, en el trabajo, etc. Responde a la pregunta “¿Cómo nos expresamos?” y el objetivo que se trabaja en la educación de las sexualidades sería “Aprender a satisfacerse”.

Los objetivos generales que se desprenden, por ende, del Hecho Sexual Humano son: “Aprender a conocerse, Aprender a aceptarse y Aprender a expresarse de forma satisfactoria”

Leticia Martín Vicente – Psicóloga Sanitaria de Dana Centro de Psicología