¿CÓMO ESTABLECER LÍMITES EN LAS RELACIONES SOCIALES?

A veces para mantener relaciones saludables, es importante establecer ciertos límites para tener una buena relación con nuestro entorno. Sin embargo, puede resultar difícil ponerlos en práctica o respetar los límites de los demás.

¿En qué consiste poner límites?

Las personas entablamos relaciones sociales basadas en la confianza, el cariño y el afecto. En ocasiones, se nos pide que demos más de nosotros en una relación de amistad, con compañeros de trabajo, familia o incluso en pareja. Cuando nos encontramos en esta situación, es importante establecer ciertos límites, ya que puede generarnos malestar o problemas tanto con nosotros mismos, como con la persona que nos pide demasiado.

Si no ponemos límites, podemos estar dejando de lado nuestros valores y haciendo cosas que nos pueden causar incomodidad. La ausencia de límites en nuestras relaciones puede desencadenar síntomas ansiosos e incluso derivar en una dependencia emocional. Si una persona demanda de forma continua atención, dedicación, realización de favores y no establecemos límites saludables, podemos llegar a sentir malestar hacia esa persona.

¿Por qué puede ser difícil poner límites?

Establecer ciertos límites no siempre va a resultar fácil, depende también del tipo de relación que tengamos con una determinada persona.

A continuación, se presentan factores que pueden dificultar el establecimiento de límites:

  • Miedo a la confrontación: a veces sentimos que poner límites puede ocasionar discusiones o distanciamiento en una relación. Tenemos que valorar nuestros derechos y deseos y expresárselos a la otra persona sin miedo a las consecuencias que podamos anticipar en forma de pensamientos irracionales y negativos como: “¿qué pensará de mí?”, ¿dejará de tener una amistad conmigo si digo lo que pienso?”. Tenemos que aprender a ver que no poner ciertos límites por este miedo, puede ocasionar problemas a futuro dentro de la relación.
  • Baja autoestima: podemos llegar a pensar que no estamos en el derecho de expresar lo que sentimos por vernos inferiores a la persona que tenemos enfrente. Tenemos que valorarnos y trabajar en uno mismo para que en este tipo de situaciones sea más fácil establecer unos límites sanos basados en lo que merecemos y queremos.
  • Culpa: al intentar establecer límites podemos sentir cierta culpa o sentirnos egoístas con la otra persona, por eso es importante trabajar en uno mismo y ver las consecuencias tanto positivas como negativas que pueden llegar a futuro si establecemos o no estos límites.
  • Asertividad: podemos preguntarnos, “¿cómo puedo poner límites sin que se consideren un ataque personal?”. Es importante comunicar los límites de una forma asertiva y mantener una buena comunicación para que la otra persona entienda el por qué los ponemos y cómo nos sentimos al respecto.

Beneficios de poner límites

Poner límites de una forma correcta es una habilidad que ayudará a mejorar tu bienestar. Estos son los beneficios que podemos esperar:

  • Enriquecer tu propio autoestima: al poner límites estaremos escuchando nuestras necesidades, aumentando la confianza en nosotros mismos, valorándonos y cuidándonos mejor.
  • Autoconocimiento: tomamos consciencia de lo que queremos y necesitamos. Estamos escuchándonos y valorando realmente que queremos en nuestro día a día. Además, nos hace sentirnos auténticos y respetados. Este trabajo de auto-escucha es importante no solo para poner límites, si no para conocernos y descubrir nuestros valores.
  • Mejor calidad de vida: si decidimos poner límites estamos permitiéndonos tener libertad y autonomía, alcanzando el bienestar y viviendo de acuerdo a nuestros propios valores.
  • Reducir estrés y sintomatología ansiosa: como hemos visto anteriormente, no decidir poner límites puede traer consigo consecuencias negativas. Al ponerlos, evitamos tener cierta sobrecarga y frustración, tanto con los demás como con nosotros mismos. Además, reduce el sentimiento de culpa que podamos sentir, disminuyendo el sufrimiento que nos pudiera causar una relación concreta.

“Es importante poner límites a los demás para cuidar de uno mismo”

Cristina González Fernández – Psicóloga colaboradora de Dana Centro de Psicología