ASERTIVIDAD: QUÉ ES Y ALGUNAS CLAVES PARA PONERLA EN PRÁCTICA

El interés por las habilidades sociales y la comunicación asertiva ha ido creciendo, desde hace ya varias décadas. Este interés no es de extrañar ya que una de las partes más importantes de nuestra vida son las relaciones sociales. Por ello, cómo nos comunicamos puede influir mucho en nuestro bienestar y autoestima. Cada vez que no nos atrevemos a compartir nuestras opiniones y deseos, posiblemente sintamos resignación, culpa e incluso enfado hacia nosotros mismos. De la misma forma, si lo expresamos de forma agresiva, también es probable que sintamos; culpa, desesperación, enfado, etc.

La comunicación asertiva es la habilidad que nos permite expresar lo que opinamos y sentimos, así­ como dejar que los demás lo hagan. Significa relacionarnos de un modo respetuoso, observando nuestros derechos y responsabilidades y los de los demás.

Para ponerlo en practica es fundamental tomar consciencia de lo que nos pasa y lo que necesitamos. Para después, poder decidir qué decir y cómo decirlo.

Además, puesto que no todas las situaciones y personas son iguales, no suele funcionar tratar de expresarse igual en todas ellas. Para ello, hay 3 claves fundamentales que pueden ayudarte a decidir como expresarte según los diferentes contextos y situaciones del día a día:

  1. Cuál es mi objetivo
  2. La relación con la persona o personas a las que me dirijo.
  3. Coste emocional

Vamos a verlo con varios ejemplos que pueden ser habituales:

Ejemplo 1. Estoy comiendo con una amiga, vamos a un restaurante que tenía muchas ganas de probar ya que la carne es una de mis comidas favoritas. Además, me gusta, poco hecha. Al llegar lo pedimos de esa manera, pero lo traen muy muy hecho.

  • Mi objetivo: probar la carne de la que tanto me han hablado poco hecha.
  • Relación: dependo del camarero durante la comida.
  • Coste emocional: no decirlo y decirlo de una forma agresiva podrían tener un coste alto ya que podría quedarme sin ello. Decirlo de una forma asertiva sería lo más ajustado en está situación.

Ejemplo 2. Voy por la calle, de camino a casa después de un largo día de trabajo, ya ha oscurecido, no hay mucha gente alrededor y me tratan de robar el bolso.

  • Mi objetivo: llegar a casa cuanto antes
  • La relación: ninguna.
  • Coste emocional: cualquier respuesta defensiva podría tener un coste alto y estoy cansada. Aquí, lo que más se ajustaría sería un estilo más pasivo, ya que los otros dos estilos pueden tener un coste alto, estoy cansada y mi objetivo es llegar a casa cuanto antes.

Ejemplo 3. Después de un largo día de trabajo, llego a casa y mi ordenador esta estropeado. Además, discuto con mi madre y casi no he tenido tiempo para comer. Decido ir a tomar algo a una cafetería cercana para despejarme. Al llegar allí hay un niño que no para de acercarse y me está resultando molesto.

  • Mi objetivo: tomar algo en la cafetería y relajarme
  • Relación: ninguna
  • Coste emocional: no decir nada tiene un coste alto, decirlo de una forma asertiva podría tener también un coste alto ya que se aleja mucho de mi estado de ánimo y  decirlo de una forma un poco más directa, sin llegar a usar un estilo agresivo, podría ser lo mas ajustado.

En resumen, tomar conciencia de que necesitamos y adaptar nuestro mensaje al contexto, según estas tres claves, puede ayudarnos a sentirnos más cómodos al expresarnos y maximizar nuestro bienestar y el de los que nos rodean.

LIBROS SOBRE ASERTIVIDAD

A continuación, te dejamos algunos libros sobre la asertividad:

  • Enséñale a decir NO. Desarrolla su autoestima y asertividad para evitarle situaciones indeseables. Olga Castanyer.
  • La asertividad, expresión de una sana autoestima. Olga Castanyer.

Clara Ibáñez Cruz – Psicóloga colaboradora de Dana Centro de Psicología