Cómo ayudar a tu hijo a superar la ansiedad por separación

La ansiedad por separación es una condición psicológica que se manifiesta de forma común en niños, sobre todo cuando se da esa fase de tener que separarse de sus figuras parentales. Este tipo de ansiedad se puede definir como un miedo intenso que puede experimentar un niño al ser separado de sus seres queridos. A lo largo de este artículo que hemos preparado en Psicología Dana, hablaremos de las principales causas, síntomas y signos que deben tener presentes los padres, así como los mejores consejos para hacer llevadera esta situación.

¿En qué consiste la ansiedad por separación?

La ansiedad por separación en niños es un trastorno emocional que se caracteriza por el miedo excesivo que se da ante la separación de las figuras de apego, que normalmente son las parentales. Este tipo de ansiedad suele darse y estar más presente en niños pequeños, aunque también puede afectar a niños en edad escolar, así como en algunos casos en adolescentes.

De forma general, este duelo por ruptura se suele iniciar a los 6 meses de edad, con un pico que se alcanza entre los 18 meses y 3 años, cuando los menores empiezan a entender la permanencia, pero aún no cuentan con esa seguridad emocional de que sus padres volverán una vez que estos se han marchado.

Principales causas de la aparición de la ansiedad por separación

Existen diferentes causas por las que puede aparecer la ansiedad de separación en los niños, siendo variadas y múltiples, pero con ciertos factores de riesgo del entorno familiar y estilos de crianza que juegan un papel fundamental en su desarrollo y manifestación. Te dejamos aquí algunas causas que entran en juego:

Cambios en el entorno familiar

Uno de los factores de riesgo pronunciados en la aparición de la ansiedad por separación es la experiencia de cambios grandes dentro del entorno familiar. Algunos eventos como sería un divorcio o una ruptura pueden ser especialmente traumáticos. La separación de uno de los padres no solo es capaz de alterar la rutina diaria del niño, así como también generar incertidumbre sobre el futuro y el miedo al abandono. Estos eventos pueden tener un impacto emocional, que puede hacer que este se aferre más a los padres o cuidadores, con un temor a más separaciones o pérdidas.

Estilos de crianza y educación

Los estilos de educación que dan los padres a los más pequeños también puede afectar a su reacción dentro de un duelo por separación. Estos son los estilos de crianza que se pueden clasificar generalmente en cuatro tipos:

  • Autoritario: Los padres que ejercen un estilo de crianza autoritario demandando obediencia sin ofrecer mucho apoyo emocional. Este estilo puede provocar que los niños sientan que no pueden explorar su autonomía de forma segura, aumentando así su ansiedad durante las separaciones.
  • Permisivo: En el caso contrario, cuando los niños tienen padres permisivos, estos suelen ser más indulgentes, sin establecer a veces límites claros. Este enfoque dentro de la crianza de un menor puede hacer que estos se sientan inseguros sin la presencia de sus padres.
  • Negligente: En este caso, cuando hablamos de educación negligente, hablamos de que no se cubre la atención que necesita el niño, siendo dañina. Muchos de los menores que experimentan este estilo educativo a menudo suelen sufrir elevados niveles de ansiedad, teniendo así dificultades para formar apegos seguros.
  • Estilo democrático: Por último, está el estilo autoritativo, es aquel en el que se equilibran las expectativas claras con el apoyo emocional, siendo el más efectivo para reducir o evitar la ansiedad por separación. Aquí los padres ofrecen una mayor guía y límites claros, pero que también son receptivos a las necesidades emocionales de sus hijos, para que así puedan desarrollar resiliencia y confianza.

Mitigación a través de la educación

Los padres pueden cumplir un papel activo en la reducción de la ansiedad por separación, siempre haciendo uso de prácticas educativas que sean correctas. Aquí podría entrar el hablar abiertamente sobre los cambios que se están produciendo, para preparar a los menores a las separaciones, así como reforzar la seguridad de que la separación no es permanente ni punitiva. Asegurar a los niños que el amor y soporte de sus figuras parentales es constante, independiente de las circunstancias, es clave para su bienestar emocional.

ansiedad-por-separacion-niños

Principales síntomas y signos de ansiedad por separación en los niños

La ansiedad por separación, como ya hemos dicho, es un fenómeno que se da común en los niños, pero identificarla puede ser todo un desafío, ya que algunos de estos síntomas pueden parecerse a comportamientos típicos en esa edad. Es esencial que los padres puedan reconocer los signos específicos de ansiedad por separación, para así diferenciarlos de las manifestaciones normales del desarrollo infantil.

Te dejamos algunos de estos síntomas que podrás identificar:

  • Llanto excesivo y persistente: Uno de los síntomas más claros es el llanto que se inicia justo antes de la separación de los padres y que no se ve que disminuya con el paso del tiempo, como podría esperarse en situaciones comunes.
  • Apego excesivo: Claro que es normal que los niños pequeños busquen el confort de sus padres, pero cuando esto se da en exceso, con un apego extremo, pueden negarse a dejar de lado a sus padres o entrar en pánico cuando es inminente la seguridad.
  • Preocupaciones: Muchos niños suelen expresar unos miedos extremos de que algo malo puede suceder a ellos o a sus padres durante la separación o preocupaciones de que la separación sea inminente.
  • Problemas para dormir: Suele aparecer también dificultades para dormir solos, necesidad de que alguien esté con ellos para que duerman o pesadillas frecuentes, sobre ser separados de sus figuras de apego.
  • Quejas somáticas: También pueden aparecer dolores físicos como el dolor de estómago, o cabeza, que a menudo se dan en días en los que hay colegio o justo antes de que se dé la separación.

Diferencias con los comportamientos típicos de la edad

Los niños dentro de diferentes etapas de desarrollo pueden experimentar y mostrar ansiedad al enfrentar separaciones o nuevos entornos, pero esto generalmente suele disminuir a medida que se acostumbran a la rutina o cuando se les asegura que sus padres regresarán. Un ejemplo de esto sería que es normal que un niño pueda experimentar ansiedad durante los primeros días de escuela, pero suele pasar rápidamente.

En comparación con los síntomas del duelo por ruptura son más intensos, persistentes y no mejoran con la adaptación a la situación. Además, tienden a influir significativamente con las actividades normales del niño, como podría ser la escuela y las interacciones sociales. El reconocer estos síntomas es importante para intervenir de forma adecuada y ayudar a los niños a gestionar esta ansiedad de forma efectiva. En caso de que estos puedan persistir o empeorar, pueden ser un indicativo de que se necesita buscar ayuda profesional, para así abordar la ansiedad por separación.

Estrategias para que los padres puedan afrontar la ansiedad por separación de los niños

Ayudar a controlar la ansiedad por separación requiere de un enfoque comprensivo y proactivo por parte de los padres. Aquí os presentamos algunas estrategias prácticas de afrontamiento y consejos sobre cómo los padres pueden participar activamente en el proceso terapéutico, para así apoyar a sus hijos de forma efectiva:

  • Crear rutinas predecibles: Es importante establecer una rutina diaria, para así proporcionar a los menores un sentido de estructura y seguridad. En este sentido, habría que mantener horarios consistentes, para actividades como sería la comida, el juego y la hora de dormir, siendo de gran ayuda para minimizar la ansiedad durante las transacciones, donde se incluyen las separaciones.
  • Practicar separaciones cortas: Otra estrategia es empezar a hacer separaciones cortas y graduales, para que los niños puedan adaptarse al sentirse lejos de los padres. Poco a poco se puede ampliar el tiempo de separación, para que estos puedan acostumbrarse y tratar mejor la ansiedad del niño.
  • Desarrollar una despedida ritual: También puedes crear un ritual de despedida que sea cariñoso, pero firme. Podría ser un abrazo especial o una frase, para que esta separación sea menos angustiante. Por este motivo, es importante mantenerse constante y no prolongar estas despedidas, ya que podría aumentar la ansiedad del niño.
  • Fomentar la comunicación abierta: Hablar sobre la ansiedad hace posible que el niño exprese sus sentimientos y puede ser terapéutico. Validar sus emociones, sin minimizarlas, es un aspecto clave. Una forma de decirle que entiendes que estén tristes cuando te vas, pero que está bien sentirse así.
  • Emplear técnicas de relajación: También tendrás que enseñar al niño técnicas simples de relajación, como la respiración profunda o la visualización que puede ser útil. Al practicar estas técnicas justo antes de una separación, podrá ayudar a manejar mejor esta ansiedad.

duelo-por-ruptura

Esperamos que con toda esta información, como padres, podáis enfrentar mejor esta ansiedad por la separación de los niños. Asimismo, en Psicología Dana podemos ofrecerte ayuda para afrontar estos problemas en los menores, para que junto a nosotros podáis superar esta ansiedad por separación. Puedes contactar con nosotros y pedir tu primera cita.