La Psicología y el Tratamiento Psicológico

En la segunda entrada de nuestro blog queremos hacer una descripción de qué es la Psicología y en qué consiste un Tratamiento Psicológico, ya que aún es algo que no está del todo claro y, en muchas ocasiones nos encontramos con afirmaciones del tipo “para ir al psicólogo hay que estar loco y yo no lo estoy”.

¿Qué es la Psicología?

El término “Psicología” tiene su origen en dos palabras: psique y logos. La palabra psique procedente del griego significa “alma” o “espíritu”, pudiéndose traducir también como “mente”. Por otra parte, logos significa “saber” o “estudio”. Con todo esto, originalmente la Psicología se definió como el estudio del alma o la mente.

Actualmente, la Psicología se define como la ciencia que trata la conducta y los procesos mentales de las personas. “Lo psicológico” es la relación que establece el individuo con su entorno a través del comportamiento que ha ido aprendiendo a lo largo de su historia personal. psicologosgranvia

Pero, ¿la Psicología es una ciencia?

Mucha gente podría pensar que la psicología no parece una ciencia, ya que no es habitual encontrarse a psicólogos en prensa, televisión o cine con batas blancas y tubos de ensayo en laboratorios. Pues bien, aunque no lo parezca, sí hay psicólogos que trabajan en laboratorios dedicándose a lo que llamamos Psicología Experimental y utilizan la metodología típica de cualquier ciencia para entender el comportamiento humano, esto es, tratan de describir el comportamiento, evaluarlo o medirlo y, finalmente, establecer un análisis causal entre el entorno y el comportamiento que emite la persona. La finalidad de estas investigaciones es explicar y predecir el comportamiento humano, al igual que un químico trata de explicar y predecir la estabilidad de una sustancia determinada.

¿Qué entendemos como problema psicológico?

Un problema psicológico es aquello que afecta a la persona en su totalidad, a sus emociones, pensamientos y conducta manifiesta. El individuo con un problema psicológico valora su propio comportamiento o el de otros como problemático y esto afecta a su adaptación al entorno. En otras palabras, una persona con un problema psicológico no se encuentra bien emocionalmente (tristeza, miedo, vergüenza, rabia…), tiene pensamientos que le hacen sentirse mal y no ser funcional o efectivo en su manera de actuar, por lo que se encuentra en una situación en la que no es capaz de sentirse bien y conseguir sus metas.

Los problemas psicológicos son muy variados, pero los más comunes que nos encontramos día a día son los siguientes: bajo estado de ánimo, fobias, ansiedad a la hora de enfrentarse a lugares, personas o situaciones determinadas; estrés, problemas sexuales, dependencias, dificultades para relacionarse con otras personas, conflictos de pareja o familiares, problemas de conducta en niños y adolescentes y/o bajo rendimiento escolar.

sadness-513527_1280 (1)

¿Qué se hace en terapia para resolver los problemas psicológicos?

Lo primero que debemos hacer para llevar a cabo un buen trabajo terapéutico es realizar una evaluación exhaustiva del problema concreto, ya que no hay dos personas ni, por tanto, dos problemas iguales.

El siguiente paso es la elaboración, con todos los datos recogidos durante la evaluación, de lo que denominamos Análisis Funcional. Esta es, o debería ser, la piedra angular de todo tratamiento psicológico. Se basa en explicar de una forma técnica por qué la persona se comporta como lo hace y qué es lo que no está funcionando, es decir, se establecen hipótesis explicativas del comportamiento. Una vez elaborada la explicación del problema, debemos asegurarnos de que el cliente lo entiende, ya que para resolver un problema es fundamental entender qué es lo que vamos a resolver.

Una vez tenemos el problema identificado, procedemos a diseñar un programa de intervención estableciendo los objetivos terapéuticos a conseguir y aplicando las técnicas necesarias para este fin.

Cuando se valora que se han obtenido los resultados deseados, se pasa al periodo de seguimiento, viendo al cliente de forma cada vez más espaciada para comprobar el mantenimiento de los resultados conseguidos.

En este apartado es preciso señalar que el éxito de la terapia no depende exclusivamente de la actuación profesional del psicólogo, sino que el cliente (y no paciente) tiene un papel muy activo en el desarrollo del proceso terapéutico. Al comienzo de la terapia se le encomienda la recogida de datos en su entorno natural y el grueso de la aplicación de las técnicas se lleva a cabo fuera de sesión, ya que los cambios que queremos lograr son en su vida cotidiana y no solo dentro de la consulta.

Entonces, ¿cómo me ayuda un psicólogo a resolver mis problemas y sentirme mejor?

De toda la explicación previa, podemos concluir que un psicólogo es un experto en conducta humana y su cometido es identificar qué comportamientos de la persona están resultando disfuncionales y conseguir que la persona los sustituya por otros que le resulten funcionales a través de la aplicación de técnicas con respaldo científico.

Al cambiar el comportamiento no adaptativo por otro que sí lo es, la persona modifica su forma de pensar, actuar y sentir, experimentando una notable mejoría y llegando al objetivo final que es sentirse más válido, tranquilo o feliz.

Nazaret Iglesias García – Directora y Psicóloga de Dana Centro de Psicología