ESTIGMA INTERNALIZADO O AUTO-ESTIGMA

Hoy en día todos conocemos el estigma hacia las personas con trastornos mentales, pero igual no hemos oído hablar de que estas también pueden llegar a internalizar el estigma social asociado al trastorno mental que presentan. Esto es lo que se denomina estigma internalizado o auto-estigma.

 

Qué es el estigma

Originalmente la palabra estigma hacía referencia a la marca o señal que se hacía en el cuerpo, especialmente la impuesta con un hierro candente, como signo de esclavitud o de infamia, con el objetivo de indicar que la persona debía ser evitada o apartada.

Actualmente se define como un proceso sociocultural mediante el cual se etiqueta a ciertos grupos de personas como “anormales, vergonzosos o indeseables” (Michaels, López, Rüsch y Corrigan, 2012). Estos autores identifican tres componentes:

  1. Estereotipos o creencias negativas: por ejemplo, pensar que las personas con un trastorno mental son violentas o imprevisibles.
  2. Prejuicios: serían las emociones negativas vinculadas a los estereotipos. Por ejemplo, sentir pena por la persona que tiene una enfermedad mental.
  3. Discriminación: compuesto por aquellos comportamientos negativos que responden a un prejuicio y que pueden afectar negativamente a la persona. Pueden ir desde el aislamiento o la evitación hasta un trato injusto o violento. Por ejemplo, que la persona tenga menos oportunidades para encontrar un trabajo.

 

Tipos de estigma

Se diferencian 4 tipos:

  1. Estigma público o social: serían las reacciones negativas de la población general hacia un grupo basadas en el estigma asociado a él.
  2. Estigma estructural o institucional: sería la forma en la que las ideologías o las instituciones mantienen o exacerban el estigma.
  3. Estigma por asociación: sería la devaluación que reciben aquellas personas relacionadas con aquellas que poseen una cualidad estigmatizadora, por ejemplo, los familiares.
  4. Estigma internalizado o auto-estigma: lo experimental la propia persona y ocurre cuando esta acepta e interioriza aquellos estereotipos asociados a su condición. Es consecuencia de la existencia de estigma social y estructural.

 

Estigma internalizado y salud mental

 

Fuente: @modernadepueblo

 

El estigma es una de las principales barreras para que las personas con problemas de salud mental acudan  a un especialista. A esto, se añade el desconocimiento y el miedo a una etiqueta diagnóstica que dé lugar al rechazo social.

Las personas con trastornos mentales muestran distintas manifestaciones del estigma personal. Además, ciertos factores, como el tipo de diagnóstico, influyen en mayor o menor grado en el estigma. Por ejemplo, en un estudio se observó que las personas diagnosticadas con trastorno bipolar y esquizofrenia tenían niveles más altos de estigma internalizado que aquellas con un trastorno de ansiedad (Chang, Wu, Chen y Lin, 2016).

Además de la discriminación recibida, la persona puede aceptar ese tipo de creencias estereotipadas y tenderá a aplicarlas sobre sí mismo, llegando a tener conductas discriminatorias consigo mismo, agravando el sufrimiento. Por ejemplo, si la persona decide dejar quedar con sus amigos tras recibir un determinado diagnóstico.

Por lo tanto, las personas con un trastorno mental, especialmente si este es grave, se enfrentan a numerosas dificultades como consecuencia de la estigmatización social. Esto se añade a las dificultades derivadas del propio trastorno.

 

¿Qué podemos hacer?

  • APRENDE
    • No uses términos despectivos como “loco”, “tarado”, etc.
    • No equipares a la persona con su diagnóstico → “esquizofrénico” vs “persona con esquizofrenia”.
    • Reflexiona sobre tus propios prejuicios.
  • INFÓRMATE
    • Sobre los trastornos mentales: sintomatología, incidencia, etc.
    • Cuestiona los mitos asociados a estas patologías.
    • Recoge información de fuentes fiables y contrasta datos.
  • COMPRENDE
    • Conoce las experiencias de personas con un trastorno mental.
    • Habla con naturalidad sobre el tema.
  • PARTICIPA
    • Corrige las percepciones erróneas de los demás.
    • Comenta y critica películas, libros y noticias que perpetúen el estigma.
    • Defiende sus derechos.

 

Bibliografía:

Mora Ríos, J. y Natera, G (Coord) (2020). Estigma y discriminación en salud. Escenarios y contextos de investigación internacional. Universidad Nacional Autónoma de México.

Chang, C., Wu, T., Chen, C., y Lin, C. (2016). Comparing self-stigma between people with different mental disorders in taiwan. Journal of Nervous and Mental Disease, 204(7), 547-553.

Michaels, P. J., López, M., Rüsch, N., y Corrigan, P. W. (2012). Constructs and concepts comprising the stigma of mental illness. Psychol. Soc. Educ. 4, 183–194

 

Marta Alonso Gil – Psicóloga Colaboradora de Dana Centro de Psicología