El amor: tipos de amor, fases de las relaciones y elección de pareja

El amor es un fenómeno que, por la gran relevancia que tiene en nuestras vidas, siempre hemos tratado de entender. Hay un gran número de definiciones del amor por parte de filósofos, psicólogos, escritores, etc, y, aunque el fenómeno del amor en sí no cambia a través de los siglos, los conocimientos van cambiando y, con ellos, las definiciones que se aplican. En este artículo, trataremos de explicar aspectos básicos del amor: tipos de amor, fases de las relaciones y entender de quién nos enamoramos y por qué.

corazon pintura

TIPOS DE AMOR

El psicólogo estadounidense Robert Sternberg elaboró la Teoría triangular del amor definiendo el amor como una relación interpersonal compuesta por tres componentes diferentes:

·         Intimidad: afecto hacia otra persona que surge de los sentimientos de cercanía, vínculo afectivo y relación. Implica el deseo de dar, recibir y compartir. Preocupación por el bienestar del otro.

·         Pasión: deseo sexual o romántico.

·         Compromiso: decisión de mantener la relación a largo plazo, en los buenos y en los malos momentos.

En función de cómo se combinen estos tres componentes, podemos diferenciar siete tipos de amor:

·         Cariño: Es el cariño íntimo que caracteriza las verdaderas amistades, en donde se siente un vínculo y una cercanía con la otra persona, pero no pasión física ni compromiso a largo plazo.

·         Encaprichamiento: La relación se basa solo en la pasión, lo que conocemos comúnmente como “amor a primera vista”, sin intimidad ni compromiso.

·         Amor vacío: Existe una unión por compromiso, pero la pasión y la intimidad han muerto. Solo hay una sensación de respeto y reciprocidad.

·         Amor romántico: La pareja está unida emocional (cariño) y físicamente (pasión), pero no hay compromiso de permanecer juntos. Por ejemplo, un amor de verano.

·         Amor sociable o de compañía: Hay cariño y compromiso, pero no pasión. Se encuentra frecuentemente en matrimonios que llevan muchos años juntos y en los que la pasión ha ido desapareciendo. Hay buena comunicación, comprensión y preocupación por la felicidad y el bienestar de la otra persona.

·         Amor fatuo o loco: El compromiso en este caso está mayoritariamente motivado por la pasión, sin que exista la estabilidad que proporciona la intimidad.

·         Amor consumado: Es la relación ideal en la que los tres componentes están presentes.

triángulo stenberg

FASES DEL AMOR

Generalmente, las relaciones amorosas pasan por una serie de fases que son las siguientes:

1)    Fase de enamoramiento: es el comienzo de la pareja, no se ven las diferencias entre ambos y comienzan a formarse objetivos comunes.

En esta etapa, sentimos una atracción irresistible hacia una persona que puede llegar a parecer una obsesión. Aquí situaríamos la afirmación de “el amor es ciego”, ya que no somos objetivos a la hora de valorar a la persona que amamos y solo vemos lo positivo, llegando a la idealización.
Cuando pensamos en esa persona sentimos taquicardia, sudoración, aumenta nuestra presión arterial y las “mariposas en el estómago” debido al aumento de los movimientos peristálticos intestinales. Todas estas reacciones se deben a un aumento en los niveles de cortisol (hormona relacionada con el estrés).

mariposas

2)    Fase de desencanto: el hecho de conocer más al compañero, el decremento de la novedad y la posible decepción debido al no cumplimiento de expectativas, dan lugar al fin de la idealización. En esta fase, a menudo, se intenta modelar al otro para que vuelva a cumplir las expectativas que nos habíamos creado.

Para superar esta fase, hay que reconocer y aceptar las necesidades personales y las de la otra parte, llegando a acuerdos para llevar a cabo cambios realistas en ambos miembros de la pareja que permitan la continuidad de la relación.

3)    Fase de estabilidad: comienza la aceptación mutua. Se establecen normas, compromisos y se tiene en cuenta los diferentes puntos de vista y el grado de satisfacción de cada uno.

En esta fase puede aparecer la rutina, dando lugar a la monotonía y el aburrimiento, por esto, es tan importante cuidar las actividades de ocio en pareja y de forma individual.

4)    Fase de compromiso: se produce una aceptación real de la relación. Ya no se quiere cambiar al otro. Son capaces de cuestionar sus opiniones y comportamientos sin necesidad de llegar a un conflicto importante.

5)    Fase de trascendencia: la pareja se encuentra en una etapa más madura y su evolución se ve influida por la actitud de los miembros, su flexibilidad y su creatividad personal.

DE QUIÉN NOS ENAMORAMOS

Hay varias teorías que tratan de explicar el por qué nos enamoramos de una persona y no de otra y por qué solemos elegir a parejas con características parecidas a lo largo de nuestra vida. Aquí indicamos las más destacadas:

·         Similitud: nos sentimos más atraídos por aquellos con los que compartimos un nivel socioeconómico, inteligencia, creencias, características físicas, actitudes, valores y aficiones. Habitualmente, estamos más a gusto con aquella persona con la que nos identificamos o compartimos entorno, características o valores. El compartir gustos nos provoca simpatía, en lugar de indiferencia. Además, el hecho de que la otra persona valide nuestros puntos de vista nos resulta muy gratificante.

·         Complementariedad: en contraposición al punto anterior de la similitud, encontramos que también podemos enamorarnos de aquellos que son diferentes a nosotros porque nos complementan o nos aportan aquello que desearíamos tener. Por ejemplo, suele ser habitual que una persona tímida tenga una pareja extravertida, que alguien menos activo intelectual o laboralmente esté con alguien emprendedor o más inquieto mentalmente o que haya parejas compuestas por miembros de distinta clase social y/o económica.

eldiariodenoa_6586_640x427

·         Proximidad: aquí entraría el refrán de “el roce hace el cariño”, ya que es más probable que nos enamoremos de una persona a la que vemos y con la que tenemos relación habitualmente. Los encuentros repetidos llevan habitualmente al afecto.

·         Inaccesibilidad de la pareja: cuanto más lejana vemos a nuestra pareja deseada, más nos gusta. ¿Por qué ocurre esto? la respuesta a esta pregunta se hará equiparando nuestro comportamiento amoroso con el análisis de mercado. Una persona inalcanzable se convertiría en un “objeto de lujo”, elevando su valor cuanto más difícil sea alcanzarla.

·         Similitud familiar: en ocasiones, podemos enamorarnos de aquella persona que presenta alguna similitud con nuestros padres porque nos aportan confianza y seguridad.

·         Feromonas: son sustancias químicas que despide la piel comunicando, según indican algunas investigaciones, nuestro estado de salud y la compatibilidad sexual. Al parecer, el olor de la otra persona es clave a la hora del enamoramiento ya que, por mucho que nos guste físicamente, si su olor no encaja con nosotros, difícilmente nos seguirá atrayendo.

Aunque tengamos muchas explicaciones y teorías referentes al amor, no debemos perder la magia y la poesía que esconde. Como diría Pablo Neruda:

Te amo,
te amo de una manera inexplicable,
de una forma inconfesable,
de un modo contradictorio.

Nazaret Iglesias García – Directora y Psicóloga de Dana Centro de Psicología